Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Ir arriba

No hay comentarios

La exfoliación en el hombre

La exfoliación en el hombre

hombreEs el primer cuidado facial, es la limpieza, sirve para preparar la dermis, de esa manera será más receptiva a los principios activos y nutrientes de los productos que se le apliquen. De no hacer la limpieza en manera adecuada los poros pueden quedar tapados y la piel no podrá aprovechar las ventajas de los productos que se le aplique. Con lo cual estaréis perdiendo el tiempo en cremas.

Cuando se habla de limpiar la cara, es necesario el uso de algún producto que ayude a eliminar toda la suciedad medioambiental, la grasa o el sudor. Los productos más utilizados entre los hombres son: jabones, panes dermatológicos o sydnets y exfoliantes.

Jabones los hay de todo tipo; líquidos, en pastilla, en crema, en gel, etc…con su uso podemos acabar con la grasa y otras suciedades, limpiando la piel totalmente.

Los panes dermatológicos o sydnets sueltan menos espuma que los jabones regulares y tienen un pH más adaptado a la piel. Este tipo de limpiadores están recomendados particularmente para la piel sensible.

Los exfoliantes eliminan las células muertas, efectuando una limpieza más profunda de la piel. Ojo ¡¡ los exfoliantes utilizados en la limpieza cutánea femenina, no son los mismos que se utilizan para la limpieza masculina, la diferencia radica en que los gránulos o micropartículas de los productos elaborados para hombres, son ligeramente más grandes para adaptarse mejor a la piel masculina, más gruesa y grasa.

La recomendación de los dermatólogos es que la limpieza facial en hombre se efectúa dos veces al día, en la mañana y en la noche, esta última para eliminar lo acumulado a lo largo del día.

El uso del exfoliante se recomienda una o dos veces por semana para purificar la piel y reducir el exceso de grasa, también impide que el pelo de la barba quede encontrado formando granitos, incluso infecciones.

Todos los productos se deben aplicar sobre la mano y después de frotar, se aplican sobre la piel humedecida con agua tibia. Después se debe aclarar la espuma con agua muy fría para tonificar la piel y cerrar el poro.

Antes del afeitado es recomendable usar el exfoliante, ya que ablanda la barba y facilita la eliminación del vello.