Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Ir arriba

No hay comentarios

La amabilidad conquista a las mujeres

La amabilidad conquista a las mujeres
Vicente

Para conquistar a una persona, hacen falta muchas cosas, pero sin duda, una de las más importante es la amabilidad. Siempre haremos todo lo que esté en nuestra mano para caer bien, para denotar simpatía. Realizar actos, sin esperar nada a cambio, eso es auténtica amabilidad. Pero quizás en la sociedad tan materialista e individualista en que vivimos, el interés final por algo, sea lo que mueva gran parte de nuestros actos. También está esa clase de personas con una amabilidad autoimpuesta de puertas para fuera de casa, mientras que dentro de casa son personas totalmente diferentes.

Las mujeres adoran la amabilidad de los hombres, pero entendiendo como amabilidad aquélla que ha crecido con ellos, la que le sale de dentro, y no la que dejan ver casualmente en un determinado momento, cuando quieren conseguir sus objetivos. Es un error considerar que podemos cambiar nuestra forma de actuar sólo por gustarle a alguien, por conquistarle. Es mejor ser uno mismo desde el principio, con defectos y virtudes, pero un “yo” auténtico.

Siguiendo con una personalidad amable, hay que decir, que la amabilidad se demuestra primeramente, con uno mismo. Luego en el entorno más próximo, y sólo por último en el entorno más lejano y con terceras personas. La persona amable raramente hace algo que pueda ofender a otro. Quizás sea firme en sus contestaciones, respuestas, decisiones. Pero esta firmeza rara vez es ofensiva o agresiva.

Para que no quepa dudas, una persona amable, no es sinónimo de insulsa, sosa, pasiva o dependiente. Para nada. Puede ser divertida, dinámica, alegre, incluso con carácter. La amabilidad se puede enseñar. Una pareja en el que predomine la amabilidad es eficaz, y tendrá futuro. Definitivamente, la amabilidad en una pareja es el ingrediente imprescindible para que todo salga a pedir de boca.