Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Ir arriba

No hay comentarios

Frecuencia del blanqueado dental

Frecuencia del blanqueado dental
Vicente

La gente quiere dientes blancos y para algunos esto se ha convertido en una obsesión. En realidad, no se les puede culpar porque nuestra sociedad ha puesto mucho énfasis en la juventud y la belleza, dos cosas que siempre están asociadas con unos dientes sanos. Es una pena que no todo el mundo nace con dientes blancos y brillante, también, bebidas cargadas de cafeína, como el café y el té y un estilo de vida poco saludable como fumar severamente puede causar una decoloración y poner tus dientes amarillos.

El blanqueamiento dental es un proceso el cual se realiza para blanquear los dientes. Esto se hace mediante la eliminación de las manchas en los dientes con un ingrediente blanqueador. Este ingrediente blanquea los dientes al penetrar en el y en la ruptura de la mancha. Como te puedes imaginar, hay un montón de productos blanqueadores disponibles en el mercado hoy en día y cada uno dice ser el mejor blanqueador. Estos productos están disponibles en diferentes marcas y variedades que se adaptan a todos los presupuestos, creencias y plazos.

La mayoría de estos productos blanqueadores no producen grandes resultados. Los expertos dicen que no ofrecen soluciones permanentes pero los consumidores que los han probado dicen lo contrario. Al mismo tiempo, para mantener los dientes blancos también se requiere de retoques y mantenimiento para evitar que se vuelva a manchar de nuevo.

¿Con qué frecuencia necesito blanquear mis dientes?

La respuesta a esta pregunta dependerá de una variedad de factores: la cantidad de manchas o decoloración en los dientes, la fuerza del agente blanqueador presente en el producto, el estilo de vida y el grado de reincidencia de color después del tratamiento.

Cuando los dientes están con un muy mal color, necesitas asegurarte de blanquear tus dientes periódicamente para mantener el nivel de blancura que deseas. Por otro lado, si los dientes no están tan descoloridos, entonces blanquéalos por lo menos una vez al mes a modo de mantenimiento.

Cuanto mayor sea el porcentaje de agente blanqueador en un producto, mejor es en el proceso de blanqueamiento y en los resultados que se obtiene. En realidad puedes blanquear tus dientes más rápido, pero las sustancias químicas contenidas en los blanqueadores más potentes pueden hacer que tus encías se irriten. Por esta razón, se aconseja siempre realizar un mantenimiento con una frecuencia un tanto baja.

Después de blanquear tus dientes, debes evitar beber demasiado té o café y además de evitar el tabaco, ya que puede manchar los dientes rápidamente.

Por último, el grado de recaída de color también determina con qué frecuencia debes blanquear tus dientes. Por ejemplo, si después de dos meses te has dado cuenta de que tus dientes han vuelto a su color amarillento original, entonces tendrías que realizar mantenimientos por lo menos un mes después del tratamiento inicial. Esto evitaría a que el diente vuelva a coger ese color amarillento y lo mantendrá blanco y sano.

Etiqueta