Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Ir arriba

No hay comentarios

El tiempo que dedica el hombre a su cuidado personal

El tiempo que dedica el hombre a su cuidado personal

images13Años atrás más allá de la espuma de afeitar y el after-shave, era lo mínimo que usaba un hombre en su cuidado diario. Pero en todo este tiempo el público masculino ha irrumpido en el mundo de la cosmética, llegando a convertirse incluso en protagonista absoluto de líneas de producto completas.

Actualmente el mercado mundial de tratamientos masculinos, sin contar los perfumes, supone casi 1.500 millones de euros. Los productos que más han crecido en los últimos años son los anti-edad, todo lo contrario que los maquillajes, que sólo los utiliza un 1% de los hombres.

Según estudio, 22 minutos diarios, este es el tiempo que un hombre dedica de media a su aseo y cuidado personal. De esos 22 minutos, 10 van directamente dirigidos a cuidados faciales y corporales, y el resto se emplea para la ducha y el afeitado.

Según un estudio de Ipsos para Biotherm Homme, cada año que pasa aumenta el tiempo que el hombre emplea en cuidar su piel, a pesar de que casi la mitad de los encuestados confiesan dedicar entre uno y cinco minutos, en el otro lado de la balanza se encuentra el 12% de los hombres, que afirman emplear más de un cuarto de hora al día a cuidar su rostro.

¿Sus productos preferidos?

El hombre prefiere tratamientos cómodos, de aplicación rápida y de texturas fluidas y ligeras, que no dejen rastros grasos sobre la piel, y con fragancias frescas y discretas.

Para los menores de 30 años cuidarse es algo natural y propio de su generación, los mayores de 45 siguen manteniendo algunos prejuicios. Entre los 25 y los 45 años los hombres buscan cuidarse la piel para prevenir arrugas, la caída del cabello y sentir su piel hidratada. Una vez que pasan de los 45, son más visibles los signos de la edad, por eso sus productos favoritos son las cremas antiarrugas y las lociones para regenerar el cabello, uno de sus puntos débiles.