Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Ir arriba

No hay comentarios

El imprescindible after shave

El imprescindible after shave

aftershaveimgLa piel del rostro del hombre es ligeramente más gruesa, elástica, grasosa y firme que la de la mujer y, precisamente por estas cualidades, suele resistir un poco más el paso del tiempo y retrasar su envejecimiento. El origen de este hecho radica en la acción de hormonas masculinas o andrógenos, que también son las responsables de la generación de vello facial (bigote y barba).

Esto no significa que el cutis varonil no requiera cuidados específicos, ya que además de encontrarse expuesto a la acción de factores ambientales, se somete de manera diaria a rasurado o afeitado. En efecto, el constante roce de las navajas supone daño constante que altera la capa más superficial de la epidermis, produciendo deshidratación y falta de protección ante frío, sol y contaminación.

Los productos  after shave se distinguen por contribuir a reparar la acidez de la piel tras el afeitado ductos manteniéndola suave, flexible e hidratada, además de que previenen infecciones.

Entre ellos encontramos estos tipos de after shave dependiendo para tu tipo de piel o necesidad:

Lociones. Fueron las primeras en crearse, pero no por ello son anticuadas, ya que sus fórmulas han sido mejoradas para tonificar la epidermis y procurar inmediata sensación de frescura; contienen baja graduación de alcohol para desinfectar posibles heridas y limpiar impurezas. Están indicadas para cutis grasos y sin problemas de sensibilidad.

Bálsamos hidratantes. Son emulsiones generalmente fluidas y ligeras; se absorben con rapidez sin dejar rastro. Ayudan a prevenir infecciones, son útiles para suavizar el cutis que se reseca con facilidad y muy recomendables para la piel que se irrita con las lociones.

Geles. De aparición más reciente, fácil manejo y con baja concentración de alcohol, ofrecen frescura a la vez que protegen al cutis creando una película lubricante. Actualmente es una de las opciones más atractivas.

Cremas. Sumamente hidratantes y protectoras, se distinguen como verdaderos productos de tratamiento, pues regeneran tejidos afectados y restablecen la película de agua-grasa que cubre a la piel y que se ve alterada por el rastrillo. Están especialmente indicadas para pieles secas y sensibles, para climas extremos (frío seco o exceso de sol) o pieles maduras.