Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Ir arriba

Un comentario

Causar buena impresión está en tu mano

Causar buena impresión está en tu mano
Vicente

Las manos son un símbolo de poder. Pueden convertirse en nuestra mejor carta de presentación o un delator imposible de acallar. Las manos, junto con el rostro, conforman la parte más visible de nuestro cuerpo, aquélla que nos identifica y nos diferencia del resto de personas.

Por ello, cuidar el aspecto físico y el estilo es de vital importancia en el mundo laboral y profesional. Unos zapatos sucios, un mal afeitado o unas uñas mordidas pueden convertirse en nuestro peor enemigo, sobre todo si pretendemos impresionar de manera positiva a alguien (por ejemplo: un jefe de RR.HH., un cliente, etc.)

Las uñas mordidas, en particular, representan un problema para muchas personas, llegándose a convertir en una auténtica obsesión y vicio. Contenerse resulta prácticamente imposible. No obstante, existen soluciones agradables alejadas de aquellos líquidos repelentes de antaño.

A día de hoy, es posible aplicar un tratamiento de uñas de porcelana o uñas de gel. Ambos procesos tienen como finalidad cubrir la uña mordida con una película protectora y reparadora, que además de reparar evita la posible mordedura. El resultado es una uña de brillo y textura natural, adaptada a la forma propia de la mano.

En el caso de las uñas de gel, éstas se presentan como la evolución a las uñas de porcelana, debido a su fácil aplicación y su excelente resultado. Su duración (sin necesidad de arreglo) es de unas tres semanas, a partir de las cuales es necesario realizar pequeños retoques, como consecuencia del crecimiento natural de la uña.

Con todo, tanto las uñas de gel como las de porcelana son la solución idónea para aquellos hombres, que por motivos diversos, necesitan y desean tener unas manos impecables.