Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Ir arriba

No hay comentarios

Averigua que tipo de piel tienes (I)

Averigua que tipo de piel tienes (I)

hombre_fotoCuando tenemos algún problema facial acudimos a una tienda especializada y compramos el producto adecuado para atajar este problema.

Esto da resultado, ya que nos suelen asesorar expertos de la materia y acabamos comprando algo que realmente nos va de fabula. Aunque, por desgracia, muchas veces acabamos optando por comprar estos productos en droguerías o tiendas no tan especializadas, con las que muchas veces, en vez de atajar el problema, lo acabamos empeorando, echándole la culpa a la crema. La crema no tiene la culpa, la culpa la tiene el desconocimiento personal sobre que clase de piel tenemos.

A continuación explico con detalle los tipos de piel y sus características principales, así como posibles soluciones que en la mayoría de los casos deberían servirte para atajar el problema.

* Piel normal

Tienes una piel normal si:

La textura de tu piel es regular.
No tienes problemas de granitos, rojeces o imperfecciones.
Aparentemente suave, limpia y sana.

Trucos para que tu piel luzca mejor:

Sigue una rutina suave de cuidado facial aplicando un buen limpiador facial todos los días y un exfoliante un par de veces a la semana.
Usa una crema hidratante una vez al día que no sobrecargue mucho la piel.

* Piel grasa

Tienes una piel grasa si:

Tu piel es grasa y brillante, especialmente en la zona T (frente, nariz y barbilla)
Es propensa a poros abiertos, puntos negros, rojeces y granitos.
De textura irregular y aparentemente sucia.

Trucos para equilibrar el nivel de grasa de tu piel:

Mantenla lo más limpia posible usando un buen limpiador facial dos veces al día y un exfoliante dos o tres veces a la semana. Es importante que la crema hidratante que uses no tenga aceites y que elimine los brillos (mate).
Usa una mascarilla de arcilla un par de veces a la semana, notarás la diferencia. La arcilla seca y absorbe el exceso de grasa desde los poros, además de la suciedad y de las células muertas. Esto ayuda a tener los poros limpios, previniéndolos de coger suciedad rápidamente. Usada frecuentemente ayudará a reducir la tendencia a acumular grasa, consiguiendo una piel mucho más limpia.
Evita los jabones y productos que estimulen la aparición de grasa o que humedezcan la piel fácilmente. Los jabones harán que la capa de protección de la piel desaparezca y solo agravará el problema de la grasa.